El soundtrack de la tortura

Los custodios de la cárcel de Guantánamo han elegido, entre los tantos mecanismos que existen para torturar a un preso, a la música. Así como lo oyen. En sesiones de entre 14 y 27 horas, las melodías pop de Britney Spears, las distorsiones de Metallica y hasta el sonido indie de Magic Numbers son empleados para martirizar a los reclusos.

[enlaces]
Guantánamo, banda sonora original